Si tú lo haces, él lo hará

28 octubre 2009

Con este anuncio televisivo, la asociación australiana Child Friendly ha querido resaltar que los niños son auténticos imitadores de los comportamientos de sus padres.

Anuncios

Padres, no amigos

26 enero 2009

“Algunos niños pueden pensar: ¿Y éste es el que me cuida?”

“Hay una tendencia a dejar hacer”, reconoce Alicia Fernández-Zúñiga. “Pero es preciso establecer unas pautas y cumplirlas. Está demostrado que los niños que siguen unas normas crecen más seguros que los que carecen de ellas. Los que no las incorporan se vuelven más tiranos, no más seguros”, señala.

Padres, no amigos, es el título de un elocuente reportaje publicado a comienzos de este año en el diario El País.


Lo que los adolescentes esperan escuchar

25 enero 2009

adolescente_1101081

A veces, intentar comunicarse con un adolescente en crisis es una de las tareas más difíciles.
Cinco mensajes que quieren oír ¿Los pronunciamos alguna vez?
¿De qué hablamos con nuestro hijo adolescente? Quizá, lo primero que se nos venga a la cabeza sean los gritos a causa de las notas o porque el fin de semana ha llegado más tarde de lo habitual a casa. A veces, intentar comunicarse con un adolescente en crisis es una de las tareas más difíciles.ejemplo de getimagesize()
Si nos descuidamos, nuestra relación puede reducirse peligrosamente a reconvenciones y críticas…
Y, sin embargo, nuestro hijo tiene unas necesidades especiales de comunicación: espera que tomemos la iniciativa.
A lo largo de las siguientes páginas describiremos en detalle los cinco mensajes que la mayoría de los adolescentes – nuestro hijo también – están deseando oír de nuestros labios. Sus necesidades especiales de comunicación requieren de nuestra parte una postura más activa.

ORGULLO
MENSAJE PRIMERO: “Estoy orgulloso de ti”.

Con esta frase tan simple, ayudamos a construir la autoestima de nuestro hijo. Es probable que se la digamos cuando consigue algún éxito, pero un adolescente la necesita especialmente cuando falla. Estamos orgullosos de él porque es nuestro hijo… y no hacen falta más motivos. Y, sin embargo, muchos adolescentes de hoy en día pueden no tener la suerte de escuchar este mensaje a menudo.
Deberíamos estar orgullosos de nuestro hijo y reconocerle por lo que es y por los esfuerzos sinceros que hace por mejorar, sin compararle con otros y sin establecer metas arbitrarias como sacar todo sobresaliente, por ejemplo. Sentirse orgulloso de un hijo no debería de los puntos anotados en un partido de baloncesto, por ejemplo, ni de las notas conseguidas.
Puede que resulte difícil estar orgulloso de un hijo cuando toma decisiones equivocadas o cuando falla. Sin embargo, nunca, nunca, debemos permitir que se esfume el cariño. Cuando falle, no diremos: “no llegarás nunca a ninguna parte”. Un simple descuido y cuatro o cinco palabras pueden llegar a herirle profundamente. En nuestro hijo adolescente hacen el efecto de: “estoy disgustado contigo como ser humano”.

AQUÍ ESTOY
MENSAJE SEGUNDO.
“Puedes acudir a mi para que te haga falta; siempre estaré aquí para escucharte”.

Un adolescente da mucha importancia a poder acudir a sus padres cuando existen problemas; aunque exista rebeldía, en los momentos difíciles necesita tener una seguridad: “mis padres están ahí”. Sin embargo, si no le prestamos atención cuando lo está pasando mal, le estaremos dando una buena razón para que se las apañe por sí solo y busque consejo y ayuda en otros lugares.
Hay que escucharles, sin querer hablar y pontificar continuamente. Así, dejamos claro a nuestro hijo que: “Eres importante para mi”, “me preocupo de las cosas en las que tú estás interesado”, “me gusta escuchar tus ideas y opiniones”. Escuchar con atención también estimula el deseo de hablar de los hijos. Se construye un ambiente de respeto y afecto mutuo. Lee el resto de esta entrada »


Aprender a aprender

24 enero 2009

imagen-12

En la web de la Fundación Eroski tenemos una auténtica escuela para aprender a aprender. Además de Técnicas de Aprendizaje, la página nos muestra otros muchos aprendizajes útiles, curiosos e interesantes. Y hay para todos: Cómo reciclar en casa, cómo se pone la lavadora, qué cosas hay que tener en cuenta para mantener una conversación con los hijos, cómo aprender a jugar un videojuego…


Bulliyng: Deberían escolarizarse las emociones

1 diciembre 2008

avuelaplumaHace unos meses, o quizás un año ya, el periódico gratuito “AVUELAPLUMA“, me pidió que contestara a una sencilla entrevista sobre un tema candente: el BULLIYNG (maltrato entre iguales). He aquí mis respuestas por si a alguien le sirven:

“DEBERÍAN ESCOLARIZARSE LAS EMOCIONES”
¿Cuáles son las causas del acoso escolar?
Causas biológicas, familiares, sociales… que, en múltiples combinaciones, dan lugar a un déficit emocional y en habilidades sociales que está presente en todos los que protagonizan las situaciones de maltrato hacia sus compañeros.
Por poner un solo ejemplo: casi la mitad de quienes acosan a sus compañeros, aducen como razón “porque me provocaron”.

Todos estos chicos comparten el mismo error de percepción que les lleva a ver burlas donde no las hay, a imaginar que sus compañeros son más hostiles de lo que en realidad son, a tergiversar los actos más inocentes como si fueran auténticas amenazas y a responder de manera agresiva. Tienden también a ser un poco paranoicos, es decir, muchos comportamientos neutrales ellos los ven como hostiles porque protegen sobre todo su autoestima y, como a falta de otros “encantos” sociales han aprendido erróneamente que su autoestima depende de sus manifestaciones de fuerza y de la intensidad de su agresión, están muy pendientes de percibir cualquier estímulo como amenazante para manifestarse. Estos chicos perciben el ambiente de una manera mucho más hostil e insegura que otros que están seguros de sí mismos, bien socializados. Lee el resto de esta entrada »


“LAS SEMILLAS DE LA VIOLENCIA”, Luis Rojas Marcos

1 diciembre 2008

03lassemillasdelaviolencia1

“Aprender a hablar cuesta muchos meses. Aprender a amar puede costar años. Ningún ser humano nace con impulsos hostiles o violentos, y nadie se vuelve hostil o violento sin tomarse el tiempo necesario para aprenderlo” (Ashley Montagu, Antropólogo).

“Todos los seres humanos nacemos con las simientes de la bondad, la racionalidad, la tolerancia, la compasión y la generosidad, pero todos también venimos al mundo con las semillas del disparate, del odio, de la xenofobia, la agresión y la crueldad… Un axioma básico sobre el desarrollo de la personalidad es que el amor engendra más amor y la violencia engendra más violencia”…

He leído -y releído innumerables veces- la 7ª edición de este libro (1996). Sus capítulos son: Abuso a la intimidad, amor y odio, la violación de la mujer, las raíces del crimen, crueldad sin sentido, matar legalmente por venganza, el enigma del suicidio, la fascinación por las atrocidades, el cultivo de la agresión, los antídotos de la violencia.

La edición actualmente a la venta contiene alguna modificación y, si no lo he visto mal, incluso algún capítulo nuevo. El que tengo en casa -a disposición de cualquiera que quiera leerlo- comienza diciendo: “A los hombres y mujeres que alimentan y acarician la voluntad de vivir y desafían sin rendirse el impulso de destruir. A todos aquellos que, a la hora de pagar el peaje de la vida, sustituyen la moneda del odio, de la envidia, del dominio y la venganza, por la razón, la tolerancia, la generosidad y la empatía”.

De empatía hablaremos otro día, pero, mientras, todo el mundo debería leer este libro.


LOS HIJOS DEL DIVORCIO

30 noviembre 2008

LA FÁBULA DEL HOMBRE, LA SERPIENTE Y LA RANA
“Un pescador dominguero estaba mirando por la borda de su barca, y vio una serpiente que llevaba una rana entre los dientes. Al pescador le dio pena la rana y alargó la mano, libró a la rana de las mandíbulas de la serpiente sin hacerle daño a esta, y la dejó en libertad. Pero entonces le dio lástima la serpiente, que también tendría hambre, y como no llevaba nada de comer, sacó una botella de aguardiente y derramó unas gotas en la boca de la serpiente. Esta se largó muy satisfecha, la rana también estaba contenta y el hombre quedó muy satisfecho de sus buenas acciones. Pero al rato, cuando más tranquilo estaba, oyó golpes en el costado de su barca y se asomó otra vez a mirar, y cual no sería su asombro al ver que era la misma serpiente… con dos ranas entre los dientes”.

En la vida del hombre, lo primero y fundamental desde el punto de vista psicológico es disponer de un lazo afectivo inicial con las personas más próximas. Para que el niño o el adolescente adquiera un buen grado de vinculación y se sienta más seguro, es preciso que se perciba como miembro importante de las instituciones (considerando como la primera a la familia) de las que forma parte. Saber que pertenece a algo o alguien, que se preocupan de él y le cuidan, le proporciona gran satisfacción y seguridad y contribuye de manera directa a construir y elevar esa autoestima que jugará un papel importante y decisivo a lo largo de toda su vida.
Los estresores que acontecen en una familia afectan al estado emocional de sus miembros. La familia constituye el ambiente social más íntimo, cuando las cosas van bien y también cuando van mal, ésta se convierte en el principal centro de apoyo social. Un ejemplo claro de estresores es las dificultades matrimoniales y, como colofón, la separación o el divorcio (…)

Si quieres continuar leyendo:   Los hijos del divorcio