Técnicas de aprendizaje: El subrayado

rotuladores Subrayar es fundamental a la hora de estudiar por varias razones:
1. Contribuye a fijar la atención en lo que tienes que estudiar.
2. Evita las distracciones y la pérdida de tiempo.
3. Favorece el estudio activo y el interés por captar las ideas fundamentales.
5. Facilita el repaso rápido, la confección de esquemas, resúmenes y demás formas de síntesis de los contenidos.
6. Constituye una ayuda determinante para comprender el contenido de un tema y retenerlo, al ser la base de estudio de asimilación y memorización.
7. Porque es la base para poder realizar un buen resumen, un esquema, un mapa conceptual…
CÓMO SUBRAYAR:
1. Haz una primera lectura del texto para localizar el tema de que se trata. No subrayes nunca en la primera lectura.
2. Haz una segunda lectura menos rápida para entender el significado de las palabras y de las frases y comienza a subrayar.
3. Subraya:
a) Las ideas fundamentales
b) los conceptos o palabras clave
c) las palabras de unión (por qué, pues, en cambio, pero…)
d) Nunca subrayes una frase entera.
e) Todo el subrayado, en el momento de leerlo, ha de tener un sentido y una relación, aunque parezca un telegrama.
4. Para resaltar diferentes aspectos puedes utilizar rotuladores fluorescentes o lápices y bolígrafos de colores, pero no abuses de los “colorines” -porque distraen- ni de los rotuladores fluorescentes -porque cansan la vista-. Un lápiz de doble punta (azul y rojo) es suficiente.
5. No subrayes nunca una idea que no has comprendido (márcala con un (*) u otro signo que utilices, para consultarla con el profesor o un compañero). Tampoco subrayes nunca una palabra cuyo significado desconoces (utiliza el diccionario).
6. Subraya sólo tus libros y tus apuntes y no estudies nunca con los subrayados de otras personas.

Si quieres, puedes llevar al Dpto. de Orientación un texto subrayado por ti para que veamos qué tal lo haces.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: